¿Cómo elegir el tamaño de una pelota de pilates?

Un fitball o pelota suiza es una bola de grandes dimensiones fabricada en goma o látex que, aunque se concibió para una función exclusivamente terapéutica en los años 70, en la actualidad su uso se ha extendido por todos los centros de fitness. Genera numerosos beneficios a los grupos musculares, en función de cómo la empleemos, y es apta para personas de toda edad y condición, incluso para embarazadas, eso sí, con restricciones en su empleo. Para que puedas utilizarlo de manera óptima, te explicamos cómo elegir un fitball.

AQUÍ ENCONTRARÁS LOS SIGUIENTES ITEMS DESARROLLADOS POR EXPERTOS:

Importancia de elegir un fitball

Antes de nada, comentar que la decisión de elegir un fitball es muy importante, ya que si trabajamos con una pelota demasiado grande ejecutaremos los ejercicios con un alto grado de inestabilidad . Si, al contrario, la bola es muy pequeña, tendremos dificultades para elegir la postura adecuada y forzaremos los músculos. En estas condiciones, el riesgo de lesión aumentará.

Proporciones

Además de nuestra altura, que veremos en el siguiente apartado, a la hora de elegir un fitballes básico que tengamos en cuenta nuestras proporciones. La prueba para determinar si la bola es la adecuada consiste en sentarnos sobre ella y comprobar si nuestras piernas forman un ángulo recto. Si lo conforman, estaremos seguros de que esa es la pelota adecuada para que podamos realizar los ejercicios en las mejores condiciones.

Altura

De forma orientativa, señalar que existe una correlación entre altura de la persona y tamaño de fitball. A continuación, la detallamos, pero siempre debe primar el criterio expresado en el apartado 2.

  • Altura de la persona – Diámetro del fitball
  • 1,50 cm a 1,63 cm – 55 cm
  • 1,64 cm a 1,79 cm – 65 cm
  • A partir de 1,80 cm – 75 cm

Mantenimiento

Además de elegir un fitball adecuado a nuestras proporciones y a nuestra altura, para poder trabajar los distintos ejercicios de forma correcta, tenemos que mantener en buen estado el balón. Para ello, además de limpiarlo con un trapo húmedo después de cada sesión, deberemos comprobar que está bien de aire, de modo que no esté tan vacío que no ofrezca la suficiente resistencia ante nuestra presión.

Tampoco es recomendable que el balón esté muy duro, ya que nos impediría realizar los ejercicios cómodamente.

Referencia: https://deporte.uncomo.com

Deja un comentario